BOLETÍN SEMANAL

sábado, 22 de septiembre de 2007

Paradojas: Ética vs Internet

Hace años atrás y aunque los jóvenes no lo crean, los estudiantes investigaban en la biblioteca o en los libros de su hermano mayor. ¡Si!, en la biblioteca ese recinto tan olvidado hoy día. Los padres se veían obligados a comprar enciclopedias grandísimas y muy gruesas, pesadas en conocimientos; funcionaban como un diccionario y en su lomo encontrábamos letras doradas de nuestro abecedario hasta llegar a la grandiosa Z.
Ahora nos enfrentamos a la famosa Internet, y digo nos enfrentamos porque aunque se encuentra en nuestro alcance, no crecimos con ella. El conocimiento está globalizado y se resume a la simple ventana de un buscador: Google, Yahoo, Altavista y hasta El rincón del vago; son algunos de los buscadores donde basta colocar una palabra y encontraremos miles y quizás millones de trabajos relacionados con lo buscado.
En conversaciones con algunos colegas, estos manifiestan su preocupación por los plagios al asignar alguna investigación. Lo paradójico es que también para el docente ahora es más fácil descubrir y demostrar dicho plagio, basta con colocar en la ventana del buscador la frase o párrafo de los trabajos en cuestión y, “abracadabra” como por arte de magia obtendremos el nombre del autor, su currículo, fecha en el cual escribió su trabajo y etc., etc., etc.
Se trata de una situación que preocupa a los profesores del mundo. La empresa alemana DW-Word entrevistó a la profesora Weber- Wulff, quien se ha especializado en plagios y en forma irónica menciona: “Copiar de un libro es plagio, de dos, es un ensayo, de tres, una compilación y de cuatro, una disertación”.
Esta situación está colmando a los docentes de todos los niveles educativos, tanto es así que en la Universidad de las Américas de Puebla-México, sorprendentemente, están desarrollado un SCP (Sistema Central contra el Plagio), increíblemente dicho sistema pretende detectar frases o párrafos en los trabajos de los muchachos que se consideren plagios de la red. Esto es increíble, si partimos de la idea que existen 135.166.473 sitios en la Web de donde copiar o plagiar información, según news. netcarft.com.
Con todo respeto y admiración por quienes tienen la habilidad de desarrollar y crear estos programas de control, así como la tengo por aquellos que son capaces de redactar y promulgar leyes; tengo que afirmar que el problema no debe ser canalizado por estas vías; controles, controles y más controles. ¿Se trata de actuar como la directora asignada en El Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, en la cuarta película de Harry Potter?, ¿es que dichos controles harán que nuestros alumnos no plagien los trabajos, sino que por el contrario se conviertan en ciudadanos éticos y creativos?, ¿Por qué plagian nuestros alumnos?, ¿Por qué nos hacemos la vista gorda cuando leemos un trabajo perfecto?
Una vez le escuche decir a Sabater: “Las leyes son reactivas y la ética proactiva”, entonces, ¿por qué no desarrollar un programa de ética en nuestras instituciones? Siendo responsables y éticos, debemos también preguntarnos, ¿enseñamos a nuestros alumnos a investigar, a escribir, a leer?. Sólo esto nos salva, sólo esto es proactivo, de lo contrario nos dedicaremos a establecer controles y no a enseñar. Nos dedicaremos a escribir reglamentos y no artículos. Y dejaremos a nuestros alumnos en la sombra de la ignorancia.

Alyzu Delgado

1 comentario:

Shin Gouki dijo...

me acabo de robar tu seudo ensayo para un trabajo de la universidad, gracias compadre!